5 Beneficios de las pausas activas en el trabajo

Las pausas activas son una tendencia laboral consistente en una rutina corta de ejercicios específicos y simples que se realizan en el mismo espacio de trabajo, durante aproximadamente 10 minutos. Te contamos por qué es tan importante y te mostramos 5 beneficios de las pausas activas en el trabajo en el siguiente blog ¡Ve el video del final!

¿Qué son las pausas activas?

De acuerdo con el blog de Chile Vive Sano, una pausa activa es un momento de activación durante el tiempo de trabajo, donde se pueden combinar una serie de movimientos que impulsan y fortalecen los sistemas musculoesquelético, cardiovascular, respiratorio y cognitivo.

Con solo realizarse 2 veces al día durante 7 a 10 minutos, el cuerpo obtendrá la energía necesaria para continuar con la jornada laboral. 

Bien sea que estés trabajando desde casa o en una oficina, implementar pausas activas te beneficiará en muchos aspectos.

5 beneficios de las pausas activas en el trabajo 

Al permanecer estáticos por mucho tiempo, los músculos y articulaciones acumulan “toxinas” que producen fatiga. Además, al estar sentado, el cansancio se concentra comúnmente en el cuello, los hombros y también en las piernas debido a la disminución del retorno venoso. 

En virtud de lo anterior, las pausas activas en el trabajo te ayudarán a:

  • Estimular y favorecer la circulación
  • Liberar estrés articular y muscular
  • Disminuir los riesgos de estrés crónico
  • Mejorar la capacidad de concentración
  • Favorecer la buena postura

Estos beneficios se traducen a una mayor productividad y confort, ya sea que estés en una oficina o trabajando desde casa, las pausas activas optimizan tu trabajo y bienestar. Además, te ayudan a prevenir otras enfermedades causadas por la fatiga como el síndrome de Burnout. Te contamos todo a continuación.

Las pausas activas ayudan a combatir el síndrome de Burnout.

Pausas activas: una herramienta para combatir el Burnout 

Cada vez son más las personas que sufren de Burnout laboral en Latinoamérica. De acuerdo con el blog de Psicología y Mente, este trastorno emocional es un tipo de estrés laboral. Es la respuesta extrema al estrés crónico.

Las psicólogas norteamericanas C. Maslach y S. Jackson lo definieron como “un síndrome de cansancio emocional, despersonalización, y una menor realización personal que se da en aquellos individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios”.

En resumen,quien padece de Burnout se enfrenta a un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima. Se caracteriza por ser un proceso paulatino, debido al cual las personas pierden interés en sus tareas, el sentido de responsabilidad y pueden llegar a experimentar otros trastornos más graves como depresión.

Es aquí en donde entran las pausas activas como ejercicios dinámicos que ayudan a evitar el agotamiento físico, emocional y mental.

¿Qué se debe tener en cuenta al momento de hacer pausas activas en el trabajo?

  • Trata de respirar de la forma más profunda y lenta que puedas.
  • Despeja tu mente y relájate mientras pones en práctica tus ejercicios.
  • Concéntrate en la sensación de tus músculos y articulaciones al hacer el ejercicio.
Las pausas activas en el trabajo te ayudarán a restaurar la concentración.

Pausas activas desde un punto de vista kinésico

El mantener posturas por un tiempo prolongado mientras estamos trabajando hace que además de acumular toxinas y tener menor retorno venoso, nuestras articulaciones y músculos se mantengan estáticos. Esto puede llegar a ocasionar acortamientos musculares y ciertas limitaciones de movimiento en actividades del día a día. 

De acuerdo con la kinesióloga Josefina Cánepa, las pausas activas, además de favorecer la liberación de estrés y mejorar la concentración y el desempeño laboral, ayudan a flexibilizar la musculatura y movilizar e hidratar las articulaciones.

No cabe duda de que es buena herramienta de prevención de múltiples lesiones comunes del trabajo, como la Epicondilitis (dolor en el codo) o dolor lumbar o cervical. Elongar y mover nuestras articulaciones día a día no toma más de 10.15 minutos y nos pueden ayudar a sentirnos mejor tanto mental como físicamente.

Un recurso extra

A continuación te dejamos un video que puede ser de utilidad en caso de que estés presentando alguno de los síntomas descritos anteriormente. En él encontrarás algunos ejercicios que puedes implementar en tus pausas activas para reducir el riesgo de burnout y rendir apropiadamente en tu trabajo. ¡Nútrete de los beneficios de esta tendencia!

Conclusión:

Como ves, estas pausas activas, aunque breves, tienen numerosos beneficios para la salud y el desempeño laboral. Los descansos ayudan a restaurar nuestra concentración, aumentar nuestra productividad y desde luego a mantener una buena postura, aspectos claves para la estabilidad mental y física dentro y fuera del área laboral. No descuides tu salud, recuerda que de 7 a 10 minutos dos veces al día durante tu jornada laboral pueden hacer la diferencia.