La pandemia por Covid-19 ha traído consigo cambios laborales y realidades sin precedentes. A grandes rasgos, ha aumentado el confinamiento en casa de aproximadamente un 40% de la población mundial y la transformación digital del trabajo (teletrabajo) de millones de empleados. 

Te invitamos a leer este blog para conocer los 3 cambios laborales que traerá consigo la nueva normalidad y cómo enfrentarlos de la mejor manera posible. 


Ya se habían estado planteando cuestionamientos respecto a la forma “tradicional” de trabajar en oficinas físicas, a nivel presencial, por diversas razones. Ahora, a raíz de la pandemia, al modelo de trabajo presencial en vías de agotamiento se le suma la evidente insatisfacción de las personas por el tiempo y dinero que consumen en el transporte diario de casa al trabajo y de regreso, el impacto ambiental que esto ocasiona, y más. 

Sin embargo, la tecnología vino para quedarse, y así como esta, probablemente muchas nuevas formas de hacer el trabajo se comenzarán a implementar con cada vez más normalidad en las empresas a nivel mundial. A continuación te contamos los 3 cambios laborales más importantes que trae consigo la nueva normalidad. No hablamos del futuro, sino del presente.

3 cambios laborales en la nueva normalidad: cómo enfrentarlos 

Digitalización del trabajo

Como seguramente ya sabes, el teletrabajo será la modalidad por excelencia durante y luego de la nueva normalidad. Esto implica no solo el cambio potencial a home office indefinidamente o durante ciertos días a la semana, sino también otros aspectos importantes como la reducción de material desechable y de oficina tradicional.

Las impresiones rápidas con reportes, facturas, etc, se adaptarán exclusivamente al formato digital, así como también lo serán las agendas, recordatorios e incluso las llamadas telefónicas o reuniones presenciales, que serán sustituidas por mensajes o videollamadas. 

Para este cambio es necesario que te pongas al día con las nuevas actualizaciones de software de tu empresa y que pidas apoyo o mejores por tu cuenta los conocimientos adquiridos en el paquete Office o cualquier otro programa en el que tal vez no estés al 100% y sea necesario en tus labores diarias. 

Herramientas para home office

Junto con la digitalización del trabajo vendrán cambios en la forma de monitorear a los equipos. Si bien trabajar desde casa ofrece una ligera autonomía en cuanto al tiempo, es probable que tu equipo se mantenga en contacto constante a través de herramientas de monitoreo de actividades. Algunas de las aplicaciones ideales para organizar tareas y tiempo como Slack, Monday, TeamWork o Notion, las cuales permiten, entre otras cosas, mantenerse comunicado y llevar un seguimiento ordenado de asignaciones.

Algo de lo que no todas las empresas dispondrán al comienzo de la transición a la nueva normalidad es el confort de la oficina. Aunque estén en casa, tanto tú y tus empleados deberán estar igualmente cómodos en un espacio ergonómico que les permita realizar labores sin poner en riesgo su salud. 

Para adelantarte a este paso puedes comenzar por asignarte un espacio fijo para trabajar desde casa en donde lleves un orden y estés en una posición adecuada, con suficiente luz natural y sin distracciones. No te dejes llevar por el mito de que el trabajo desde casa lo puedes hacer desde tu cama o acostado en un sofá, pues luego de un tiempo tu cuerpo te lo podría cobrar caro. 

Reestructuración y automatización de tareas

Antes de la pandemia se pensaba en roles y posiciones clave para las empresas como pilares para su funcionamiento; sin embargo, la crisis ha puesto en evidencia que existen otras tareas y responsabilidades cuyo peso es mayor, y que no se estaban atendiendo de manera correcta. Incluso, la tercerización de algunas responsabilidades y funciones se volverá cada vez más común, con una oportunidad para los profesionales independientes. Ante ello se presenta la posibilidad de automatizar tareas con inteligencia artificial, como por ejemplo chatbots de atención al cliente.

Conclusión

Como ves, los cambios laborales de la nueva normalidad implican una transición al teletrabajo, que puede ser una bendición o una maldición dependiendo de cómo lo abordes y qué tan cómodo te sientas en casa. Por ello, se recomienda que, para enfrentar tales cambios, tengas en cuenta tu salud, trabajes en un espacio ordenado y por último pero no menos importante, te mantengas organizado para seguir siendo igual o más productivo que bajo un esquema laboral presencial. Mantén siempre el contacto con tu equipo para que juntos logren una estabilidad laboral virtual, mediante las cientos de herramientas que existen ahora.